Leer a la derecha

Es 2010. Gobierna ZP, y Rajoy, en la oposición, se niega a renovar el Tribunal Constitucional (TC) igual que ahora ahora hace el PP. Ese TC caducado, da por bueno el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PP contra el Estatuto catalán. Como consecuencia de la sentencia, artículos fundamentales del estatuto aprobado en Cataluña y en referéndum quedarán anulados: estatus de la lengua, reconocimiento nacional, financiación…
Lo sucedido después ya lo conocemos: fortalecimiento del independentismo, procés, movilizaciones de millones de personas… hasta el referéndum de 2017, un auténtico éxito político, civil, democrático, cibernético… Y recordamos la violencia del estado contra los votantes, y el silencio europeo.
El 3 de octubre, dos días después, y tras la jornada de huelga en Catalunya, Felipe de Borbón se corona ordenando a los poderes del estado que vayan con todo contra los independentistas. El resultado de ese golpe también lo conocemos: represión, cárcel, exilio, suspensión de la autonomía…
Han pasado 5 años. El gobierno Sánchez ha propuesto, y el parlamento español ha aprobado ayer, una serie de reformas del código penal, así como un nuevo mecanismo de renovación del TC. No es difícil entender lo que los socialistas pretenden. En primer lugar, tratar de aliviar las consecuencias de la represión que viene ejerciéndose contra el independentismo catalán. En segundo lugar, posibilitar la renovación del Tribunal que bloquea el PP.
Los socialistas, desde su visión jacobina, y contraria al reconocimiento de la plurinacionalidad del estado, van a tratar de conectar con una mayoría catalana a la que podría valerle recuperar aquellos contenidos del estatuto que tumbaron un PP en minoría y el TC. Eso no acabará con el independentismo, lógicamente. Pero sí podría reducirlo muy probablemente a una minoría para una o dos generaciones. Dicho de otra manera: lo que necesita Sánchez es un TC que no le vuelva a tumbar un nuevo estatuto de Cataluña. Si es que eso le vale a Cataluña. Es el plan socialista para mantener España unida.
La derecha española lo tiene claro. Si se dio el golpe de estado de 1981, luego la Loapa (inconstitucional pero eficaz) y a partir de ahí la progresiva erosión de los autogobiernos catalán y vasco, y su armonización con el resto de autonomías… entonces, dice el PP, lo que Sánchez pretende ahora es tirar por la borda el régimen del 78.
Esta es la crisis, a mi entender, que está planteada hoy en el estado. Una crisis constitucional profunda.
Si miramos a la historia de España, lo que ahora toca es un pronunciamiento monárquico y/o militar, y a partir de ahí una alineación de lo que se ha venido a llamar deep state, el estado profundo que vela armas por el pacto franquista-socialista de la Transición, un estado que penetra la judicatura, el ejército, los partidos (incluido el PSOE), los medios…). No hay más que escuchar lo que canales como Cope, esRadio o Antena3 están planteando hoy, viernes 16 de diciembre.
El lunes el TC va a decidir sobre si detiene el procedimiento legislativo, en este caso, el del senado, que debe refrendar lo aprobado el jueves en el parlamento. Lo que se decide es si un tribunal pretendidamente garantista va a vulnerar la soberanía del legislativo y por tanto la separación de poderes.
La crisis institucional y constitucional es profunda, y ello a pesar de que Sánchez no tenga por objetivo romper el llamado régimen del 78, ni mucho menos. Sí pretende “desinflamar” (como dicen ellos) Catalunya, gobernar, y seguir gobernando, claro. Como si fuese un delito querer seguir gobernando.
La Razón, esta mañana: «El Tribunal Constitucional (TC) es prioritario para el Gobierno porque es una pieza fundamental en la agenda catalana: para blindar las decisiones del pacto con ERC y también la consulta que se impulsará, solo en Cataluña». La derecha lo sabe bien. Porque sabe cómo el TC acabó con las aspiraciones catalanas en 2010.
Esta crisis vuelve a poner de manifiesto, en definitiva, la ausencia de raigambre democrática del estado… y nuestra urgencia para abandonarlo. Y, evidentemente, que no habrá paz política en España sin abordar la plurinacionalidad, salvo que se haga lo que dice Vox: ilegalizar los partidos independentistas. Ya se sabe, muerto el perro se acabó la rabia.

Anuncio publicitario

Egunerokotasunetik abiatu

Zuzeu.eus-ek proposatuta idatzi dut artikulu hau


Batzuetan ez da komeni atzera begiratzea, baina tentagarria ere bada. Zuzeu-k eztabaida honetan parte hartzeko gonbita luzatu digunean, ezin izan dut irakurri gabe utzi orain dela bost urte atari honetan bertan argitaratu genuena. Orduan Maltzagari buruz galdetu zitzaigun, eta gogoeta hura hartuta, honakoa ondorioztatu daiteke: batetik, ez dugula aurrera egin, ez behintzat espero genuen neurrian eta moduan, eta, bestetik, funtsean, ados nagoela orduan esandakoekin.
Artikulu hura abiapuntu, independentziaren aldeko prozesua niretzako ebidentziak ziren elementuetatik formulatu behar da:
· Independentzia gure gizartean gutxiengoaren nahia da, erakundeetan dagoen balizko gehiengo soberanista baten irudipenetik harago.
· Independentziaren aldeko prozesua aldebakarrekoa izango da, ez bokazioagatik, ezberdintasuna ez integratzeko bokazio hispano-gala hertsi eta sekularragatik baizik.
· Denbora askoan behintzat, prozesua soziala beharko du izan.
Eta nago hiru puntu horietan aipatutako hiru hitzek –soziala, minoritarioa eta aldebakarrekoa– nahikoa esaten digutela jarraitu beharreko bideari buruz. Baina ez naiz gai sentitzen independentziarako ibilbide orri bat marrazteko. Sindikatu independentista bateko buruzagi naizen aldetik, niri dagokit, gehienez ere, gure praktikak eta gogoetak denboran zehar erakusten digutena partekatzera. Besterik ez.
Independentzia ez da denaren konponbidea, baina ez nuke erlatibizatu nahi, ez baitago zalantzarik estatu bat izateak funtsezko tresnak ematen dituela nazioaren eraikuntzan eta babesean. Nolanahi ere, erabat ziur nago nik nahi dudana (alor sozial, kultural edo politikoan) ezin dela gauzatu gaur egun ezagutzen ditugun nazio estatuen mugetan. Horregatik, bertan jarraitzea ez da onena, ezta horiek kopiatu nahi izatera ere.
Proiektu integratzaile bat nahi dut, non integratzailea hitz polisemikoa den nahitaez.
Alde batetik, gutxiengoekin enpatikoa eta galtzaileen aldeko nazio eta estatu proiektu gisa ulertzen dudalako. Hau da, kapitalismoak prekarizatu eta pobretutako gehiengoen alde egingo duena, baita kolonialismoak, inperialismoak, arrazismoak, matxismoak, faxismoak… baztertu eta minorizatutakoen alde ere.
Bestetik, integratzailetzat ulertzen dut orainean haragituriko praxi soziala eta politikoa. Etorkizun alienante batera zuzentzen ez duen praxi bat, alegia. Izan ere, oraingo borrokek bakarrik eman diezaiokete gure proiektuari aurpegi gizatiar eta sinesgarria.
Eta, azkenik, praxi demokratikoki integratzailea. Bere xedea honako hau izango litzateke: sektore sozial, politiko edo kulturalki baztertuek edo gutxituek sistema politikoan –gaur egun ez bezala– eta politika publikoetan eragina izateko eskubidea aldarrikatuko duen praxia; erakundeek herri klaseen eskaerekiko adierazten duten iragazgaiztasuna desagerrarazteko praxia. Erakundeen nagitasun hori benetako patologia baita, jakina: estatu jakobino eta kapitalistena, baina baita elitismoaren azpikulturarik okerrena eta desberdinaren ukazioa bere egin duten estatu azpiko egiturena ere; hiritarrak haur, ero edo basati gisa tratatzeko patologia, alegia (Sarrionandia, Moroak gara behelaino artean).
Orainaldiko proiektu hori, galtzaileengan oinarritua, gaur egun Euskal Herrian ezin da irudikatu ez bada kultura, gizartea, ekologia, demokrazia eta feminismoa eraldatu eta emantzipatzeko proiektu gisa. Baina kontua ez da prozesu subiranista euskalduna izango dela edo ez dela izango, edo feminista izango dela edo ez dela izango… Kontua da justizia egin behar dela, eskubideak eta duintasunak itzuli, eta, autodeterminazioa eskubide bat bezala aldarrikatu ordez, betebehar gisa hartzea: gure bizitza eta gure nahiak bideratzeko eta gure erabakiak arduraz hartzeko betebehar gisa, hain zuzen.
Proiektu independentista, herri klaseen behar eta nahiei erantzuteko gai diren gizarte borroken prozesu gisa uler dezaket soilik. Alde horretatik, independentismoak, eta batez ere independentismo politikoak, bere locus sozialari buruz galdetu behar du, bere legitimazioa gizartearen ertzetan aurkitzen saiatuz. Are gehiago, parlamentarismoak, bere lana ebaluatzerakoan, neurtu beharko luke ea instituzioetan jarduteko moduaren ondorioz mugimendu soziala eta nazionala indartzen den edo, aitzitik, ahultzen joaten den. Sinetsita nago mainstreamari uko egiteak eta legitimazio alternatiboko locus sozial berri bat aurkitzeak independentismo politikoari proiektu independentistak behar dituen atxikimenduak biltzeko aukera emango diola.
Inori leziorik eman nahi izan gabe, uste dut euskal sindikalismoak jarraitutako bidea kontuan hartu beharko litzatekeela: Europan eredu sindikal hegemonikoa den kontzentazio sozialaren ereduari uko egiteak, eta laneko gatazken eta greben buru izateak (Europa osoan), gure herrialdean afiliazio dentsitatea ingurukoaren oso gainetik jartzeaz gain, sindikalismo abertzaleak nagusitasuna lortu du berez Espainiakoa subsistema bat den lan harremanen esparru honetan.
Era berean, sindikalismotik, gure esperientziaren arabera, lan eta bizi baldintza hobeen aldeko eguneroko borrokak nazionalismo politikotik at bizi izan diren pertsonak «abertzaletzeko» ahalmen handia duela iruditzen zait. A priori «bakarrik» lan baldintzak hobetu nahi dituzten pertsonak euskal eta euskal erakunde baten barruan kokatzea zubi pribilegiatua da gure hizkuntzarentzat, gure borroka esparruak eta gure erabakimena eta negoziazio ahalmena sendotzen duten ekimenetarantz gerturatzeko hainbat jende. Erakunde nazional baten kokatze horrek beste kokatze batzuk aurreratu ditzake, baldin eta ikuspegi nazionalean lan egiten duten erakundeak, eta, bereziki independentismo politikoa, gai bada lan munduaren eguneroko pultsoarekin lotzeko. Berdina beharko luke beste borroka esparru askotan, sindikalaz aparte.
Egungo testuinguruan, nire hausnarketa bukatzeko, independentismoaren etorkizunerako ene ustez garrantzitsuak diren hiru gai aipatu nahi ditut.
· Lehenik eta behin, gure autogobernuak pairatzen duen inpugnazioa. Ez naiz ari urte hauetan irauten duen higaduraz bakarrik, ezta nazionalismo agintariak eta Espainiako gobernuek ohituta ditugun transferentzien merkataritza kudeaketaz ere. Pandemiaren bi urte hauetan, gure ahalmenen utzikeria izugarria egin da erabakiak hartzeko. Gutxi gastatzea, enpresa mundua gogobetetzea, eta Espainiarekin eta auzitegi arduragabeekin ez konfrontatzea, badirudi izan dela pandemia egoera kudeatzeko agindua, non, osasun larrialdiari behar bezala erantzuteaz gain, erabaki tresna propioei prestigioa emateko aukera zegoen.
· Bigarrenik, ezinbestekoa da klima aldaketari buruz hitz egitea. Soilik esateko, ene ustez behintzat, klima aldaketaren aurkako borrokak ederki asko laburbiltzen duela ezker eta abertzale gisa lortu nahi dugun guztia edo ia gehiena. Izan ere, Euskal Errepublika subiranoa deszentralizazio eta birkokatze produktiboari, trantsizio ekologikoari, subiranotasun pluralei (elikadurari, energiari, teknologikari…) lotuta ulertzen baitut. Tokikoa indartze hori, noski, interdependentzia globalak erabat eta kontzienteki onartuz, guztiz bat dator ene aburuz datozen hamarkadetan abertzaletasunaren definizioak bildu behar duenarekin.
· Eta hirugarrenik, beste ebidentzia bat gogoratzea: proiektu independentistak, eraldatzailea bada, kultura eta komunikazio espazio trinkoa eta desberdina behar du. Ondo dakite hori gure hizkuntzaren etsaiek. Badakite milioi bat hiztun dituen hizkuntza gutxitu batek ez duela arriskuan jarriko bere hizkuntza hegemonia. Baina badakite, halaber, gure hizkuntzak komunitate bereizi gisa eraikitzen gaituela, eta gureak, euskarak alegia, korporazio handien interesa bereganatzen ez duen heinean, komunitate dentsitate hori erreferentzia alternatiboez eta xede kontrahegemonikoez elikatzen ahal dela, eta kultura espazio menderatzaileetan nekez entzungo direnei protagonismo pertsonala eta soziala emateko aukera duela.
Azken urteotako gertaera batzuk gogorrak izan dira: Kataluniako prozesuaren aurkako errepresioa, Europa osoan muturreko eskuinak izan duen gorakada eta artikulazio antolatua, pandemiaren kudeaketan estatuz azpiko esparruen ahultzea… Errealitate horiek edozein militante eta erakunde independentistaren animoa kolpatu dezakete. Baina asko da gure proiektu politikoa indartzeko egin dezakeguna eta egin behar duguna. Ahalmen izugarria dugu eguneroko borrokei helmuga bat eskaintzeko gai bagara eta oraingo garaipen txikiei prestigioa ematen badiegu.

Halloweena Sabin Etxean!

Batzuetan hobe da isilik egotea, baina nik ez dut ikasten. Duela hilabete batzuk, lagun bati esan nion iruditzen zitzaidala EAJk eta bere gobernu anitzetako kargudunak ez zirela ELA jipoitzen ari komunikabideetan ohi zuten bezala. Pentsatzen nuen, agian ondorioztatu zutela horrek ez ziela etekin askorik ematen, eta hobe gauza bera egiten jarraitzea, baina irribarre batekin. Baina errealitateak, ohikoa den bezala, nire lekuan jarri nau azkenean. Atzo Arantxa Tapia igo zen oholtzara («Tubacexeko grebak ospe txar handia eman dio gure herriari«), eta gaur Gorka Urtaranen txanda izan da: «Sindikatuak gehiegi ari dira sokatik tiraka, eta tentsio giroa sortzen ari dira, eta hori ez dator bat kasu gehienetan bizi dugun errealitatearekin. Eta lan-harremanetako tentsio horrek zaildu egiten du beste enpresa batzuentzat are erakargarriagoak izatea «.
Gasteizko alkateak Crónica Vascan esaten du hori, ezagutzen ez nuen webgune batean. Webgune honek zera dio bere buruaz: «proiektu profesional berri bat dela, Euskadiko eguneroko prentsaren egoera korapilatsuan independentziaz eta zorroztasunez aritu nahi dena. Apriorismorik gabe, mendekotasunik gabe… «. Bada, ezer ez, ongi etorriak izan daitezela euskaldunen Mordor sindikalera argia egitera datozen hedabideak. Klikatu eta ikusiko duzu: goiburuan, ondo ikusteko moduan, Iberdrolaren publizitatea dakar. Argia, bai, Galan baino argiagoa.
Ez dakit zer gertatzen zaion Urtarani, nik ez baitut ikusten euskal herriko langileria Gasteizen komuna libertarioa edo antzekorik montatzen. Ez dut uste Biomendik kezkatzen duenik, soldata baxuak eta enplegu feminizatua (sinonimoak izan ohi dira) dituen enpresa farmazeutikoak; izan ere, ibuprofenoaren zuzendaritzak, hitzarmenaren ultraaktibitatea laster bertan behera geldituko dela ikusita (Rajoyk eta haren erreformak ezarri zuten bezala), orain Kimikako hitzarmenetik abiatuta akordio berri bat negoziatzea planteatzen du, izenak dioen bezala, formula asko eta substantzia gutxi duena. Beharbada, Araiako Röchling Automotivek kezkatzen du, hiru urterako akordio on bat lortu dutelako bertan. Edo duela gutxi Udaletxean, berean, egindako protestak, enplegu publikoa finkatzearen alde. Ulertzen dut gauzatxo hauek molestatzea, baina hortik herrialde gisa erakargarritasuna galtzera… ez dakit nik.
Argi dago, ordea, giroa berotu egiten dutela. Arabako Enpresaburuen Sindikatuko burua aritu zen alkatea baino lehen, Tubacexeko sindikatuok Siziliako mafia bezalakoak garela esanez. Eta Zubiaurrek, Confebaskeko presidenteak, esan zuen lan-gatazketan oraindik ikusten dela ETArekin bizi izan zen erradikaltasuna. Berrikiago entzun diogu Gipuzkoako ahaldun nagusiari ELA goraipatzen… bere egoitzetan jendea greban dagoelako. Eta, horregatik, % 100eko gutxieneko zerbitzuak jarri zituzten, greba eskubidea Konstituziotik ezabatzea bezalakoa den zerbait, baina irribarrez eta edukazioz.
Solasa delarik, aria badela dio esaerak. Imajinatzen dut Sabin Etxean ez direla PPren muturrera iritsi, bere webgunean bere koadroek edozein gairi buruz galdetzen dietenean papagaioek bezala errepikatu behar dituzten esaldiak dituzten argumentarioak zintzilikatzen dituena, baina argi dago, oso argi, labanak zorrozten ari direla. Galdera da… eta zergatik orain?
Nik erantzun bakarra aurkitzen dut. Pentsioen erreforma eta lan erreforma negoziatzen ari dira Madrilen. Oso itxura txarra dute. Ez duzu haien berri askorik izango euskal prentsan eta telebistan (ez eskuinekoan, ez ezkerrekoan, ez gobernukoan… bueno, azken hau aipatu dut parentesiaren hasieran). Espainian, que está muy mal y manipulada y eso, ezkerreko zein eskuineko prentsaren bidez jakin dezakezu egunero orriak eta orriak betetzen ari dela parlamentuan jokoan dagoenarekin. Baina 2021eko erreforma horien berritasuna da, aurreko erreformek ez bezala, onartu ahal izateko, euskal diputatuen aldeko botoa behar dutela, eta, zehazkiago, EAJrena, EH-Bildurena eta Podemosena.
Bada, gaur egun ez EAJk, ez EH-Bilduk, ez Ahal Dugu Euskadik eta Nafarroak ez dute ahoa zabaldu ere. Ez dute esan pentsioen alorrean murrizketarik onartuko ez dutenik, ezta Rajoyren erreformak bertan behera uztea eskatuko dutenik ere, hori baita gure diputatuek onartuko dituzten aurrekontuetako gobernu gorri-more honen konpromisoa. ELAk alderdi horiei argitasuna eskatu die: jendeari zer egingo esateko duten. Baina orain arte isiltasuna besterik ez dugu.
Beno, isilik geunden orain dela gutxira arte. Izan ere, zer litzateke Halloween bat beldurrezko istoriorik gabe? EAJk badaki eta istorioak kontatzen ditu. Sindikalismo troglodita batek jotako herrialde ilun baten istorioak. Eta ezker politikoa isilik eta ikaratuta, karamelo eske edo.
Galdera honako hau da: «Madrilen saldu behar al gaituzue?»

El país de Arantza Tapia

Abro El Correo hoy 31 de octubre. Titular de Arantza Tapia: «La huelga de Tubacex ha hecho daño reputacional a todo el país».
Hagamos memoria. Antes de la reforma laboral del PP para plantear un ERE de extinción era necesaria una autorización administrativa, pero tras la reforma laboral ese requisito fue suprimido, de tal manera que las empresas pueden decidir despedir unilateralmente cuándo y cómo quieran. No es que aquella autorización fuese una gran salvaguarda para los trabajadores y trabajadoras, pero es cierto que algunos EREs, pocos, se paraban. Aprobada la reforma todos sabemos lo que ha pasado.
En Euskal Herria, como es el caso de Tubacex, o antes en H&M en todo Euskal Herria, hay un sindicalismo que ha decidido plantar cara a esos despidos colectivos. Es por esa razón que Tubacex fue a la huelga, y judicializó los despidos. Los tribunales fallaron a favor de los trabajadores despedidos, dando por buena, por cierto, la pericial de ELA. Pero Arantxa Tapia no se acuerda de esto, o sea, no se acuerda del hecho de que los despidos fueron contrarios a derecho. Y, que a pesar de ello, ha costado meses de huelga, y Dios y ayuda, llegar a un acuerdo para evitar los despidos.
Arantxa Tapia dice ser nacionalista, pero cuando mira a España se le hace el pompis azucarillo. Le encanta la reforma del PP y no le gusta lo que pasa Euskal Herria. Le encanta que Calviño, Sánchez y compañía velen por que esa reforma que permitió a Tubacex despedir siga en vigor. Y aún le gusta más que, cuando en España se plantean despidos colectivos, UGT y CCOO corren a negociar la avería y a firmar. No es que nosotros aquí consigamos pararlo todo. Pero aquí hay un sindicalismo que lo intenta, que lucha siempre, y que, en ocasiones, vence. A Tapia esto no le pone: lo que le pone es España. Por eso su partido no apoya la derogación de esa reforma. Por eso los diputados vascos de su partido en Madrid no se comprometen a derogarla.
Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista British Journal of Industrial Relations (titulado «Striking to Renew: Basque Unions’ Organizing Strategies and Use of the Strike-Fund»), muestra que Euskal Herria es el territorio europeo donde más huelgas se realizan. Y esto, estamos de acuerdo, consejera Tapia, es reputacional. Para la gente que es despedida, que sufre, que lucha contra la injusticia, la huelga es un instrumento útil y, en ocasiones, el único con el salvaguardar su propia dignidad.
Vuelvo al titular: «La huelga de Tubacex ha hecho daño reputacional a todo el país«. La pregunta pertinente es, señora Tapia, la siguiente: ¿cuál es su país?: me temo que un país sin jueces, sin currelas, sin familias, sin sindicato combativo… Un país de empresarios, un país españolizado… Un país de mierda, consejera Tapia.
¡Viva la mala reputación!

Nos urge ser república

ELA se encuentra en pleno debate de la ponencia del 15º Congreso que celebrará en noviembre. En ese texto programático, junto a temas clave como la precariedad, la sindicalización de ámbitos sub-representados, la renovación de la cultura militante o el cambio climático, va a tomar especial relevancia la cuestión nacional: por primera vez, si así lo decide el Congreso, ELA va a manifestar su apuesta por un estado independiente, por una república.

Hablamos de república como construcción alternativa a los estados nación que hemos conocido; una comunidad de hombres y mujeres libres y protagonistas para definir su articulación como país y su lugar en el concierto de naciones. Apostamos por una sociedad acogedora y unas instituciones inclusivas, no temerosas de la organización popular. Y defendemos la soberanía como la antítesis del neoliberalismo, no solo por tanto en relación con los estados, sino también respecto a los conglomerados económicos y financieros que socavan el destino de los pueblos.

Esta apuesta puede sorprender. De hecho nuestra organización apostó en 1979 por el proceso autonómico. Fue una decisión que pretendía aprovechar una doble oportunidad a la salida de la dictadura. De una parte, entendimos que el marco estatutario podía permitir, de manera gradual y posibilista, desarrollar aspectos esenciales para nuestro futuro como nación en términos de institucionalidad, de lengua o de cultura. No está de más recordar que aceptamos ese marco a pesar de sus graves limitaciones en materia social y laboral, y a pesar de la partición territorial impuesta. Y entendimos, en segundo lugar, que era una oportunidad para el Estado, creyendo que el proceso autonómico podía contribuir a que en España se fuese consolidando una cultura política capaz de asumir definitivamente la llamada plurinacionalidad, agenda en la que ha suspendido secularmente.

Como sabemos, este camino posibilista no fue el camino elegido por todo el universo abertzale. Nosotros y nosotras, por nuestra parte, no renegamos en absoluto de la apuesta realizada, pero debemos hacer también una lectura crítica del camino recorrido.

En primer lugar, creemos que el marco autonómico nos permitió desarrollar cuestiones fundamentales, si bien desde hace mucho ese marco ha sido sistemáticamente erosionado por los gobiernos del estado, hasta dejar irreconocible el pacto de 1979. Es por eso que, ya en 1997, dijimos que, para nosotros y nosotras, el marco estatutario había muerto.

En segundo lugar, y en relación con la asunción de la plurinacionalidad en el estado, creemos, sinceramente, que estamos peor que en el pasado. Cuando se ha intentado modificar el marco jurídico (como la propuesta de nuevo estatuto político del parlamento vasco, o el estatut catalán) la respuesta de los principales partidos y aparatos del estado ha sido inequívoca: negativas reiteradas y represión sin límite, azuzadas por el mismo monarca en el caso catalán. Hoy, además, la extrema derecha engorda a golpe de discurso uniformizador. El sistema político español es hoy mucho más abiertamente intransigente y belicoso contra las reivindicaciones nacionales presentes en el estado.

Y en tercer lugar, creemos que esto acontece dentro de una dinámica global de fascistización capitalista con un denominador común bien identificable: las derechas se descabalgan de las reglas democráticas más elementales para combatir la más mínima expresión de una política progresista. En el caso español, esto se concreta en prácticas y propuestas de eliminación de los marcos autonómicos (y evidentemente el convenio y el concierto económico), amenaza de ilegalizar a las organizaciones independentistas por el solo hecho de serlo, utilización del poder judicial para imponer una concepción única de la unidad del estado y para boicotear al resto de poderes, represión indiscriminada de la acción colectiva reivindicativa, acusación de ilegitimidad a representantes electos, y tantas otras cosas. En nuestro caso, todo sea dicho, tampoco nos convenció nunca el cacareado federalismo del Partido Socialista que hoy lidera, además, un bloque de gobernabilidad también sustentado en la represión de miles de catalanes y de los presos y presas políticas vascas. Nos urge ser estado. Somos conscientes de la dificultad y de los obstáculos. Y sabemos que esta lucha requerirá mucho tiempo. Pero hacemos, como en 1979, una nueva apuesta que, de partida, será necesariamente unilateral. Lo que hagamos en el futuro será coherente con nuestro carácter y con el camino que emprendimos hace 110 años: trabajaremos desde la lógica radical y pragmática que alimenta nuestra labor sindical cotidiana y un proceso nacional en clave democrática, civil y social. Sí, sobre todo social. Porque es nuestra vocación y porque estamos convencidos de que solo desde la promoción de la justicia social y la solidaridad el proceso en pos de la independencia irá ganando en el tiempo las adhesiones ciudadanas mayoritarias que necesita.

Unión obrera y fraternidad vasca” fue el lema fundacional de ELA en 1911. Hoy las imaginamos en forma de república.

Errepublika izateko premia

Azaroan ELAren 15. Kongresua izango da eta sindikatua ponentzia eztabaidatzen ari da. Testu programatiko honetan, beste hainbat gairekin batera -prekaritatea, ordezkaritza ahula duten eremuen sindikalizazioa, kultura militantearen berrikuntza edota klima aldaketa- auzi nazionalak garrantzia berezia izango du; izan ere, lehenengoz, eta Kongresuak egoki baderitzo, ELAk estatu independente baten, errepublika baten aldeko adierazpena egingo du.

Guretzat errepublika alternatiba bat da ezagutu izan ditugun nazio-estatuen aldean: herri gisa nola eratu nahi duten eta nazioen artean zein leku izan nahi duten definitzeko prest dauden emakume eta gizonek osatutako komunitatea. Harrera ematen duen gizartea eta erakunde inklusiboak dira gure helmuga, herri antolakundearen beldurrik izango ez dutenak. Eta burujabetzaren aldeko apustu irmoa egiten dugu; izan ere, neoliberalismoari aurre egiteko ezinbestekoa da. Guztiz baztertzen dugu neoliberalismoak estatuekin dituen botere harremanak, baita herrien etorkizuna baldintzatzen duten bere sare ekonomiko eta finantzarioak ere.

Litekeena da baten bat harrituta geratzea erabaki honekin. Izan ere, gure sindikatuak 1979an prozesu autonomikoaren alde egin baitzuen. Orduko erabakiarekin diktadura amaieran bi aukera baliatu nahi ziren: Batetik, marko estatutarioak gure nazioaren etorkizunerako oinarrizko kontuak garatzeko bidea irekiko zuela uste genuen, mailaka eta modu posibilistan, instituzioei, hizkuntzari edota kulturari zegokionez. Gogoratu beharra dago marko hura onartu genuela bere argi-ilunekin kritiko izanda: gizarte- eta lan-eremuan gabeziak bazituela ukatu gabe, baita lurralde zatiketa zehatza inposatzen zuela jakinda ere. Bestetik, espero genuen Estatuarentzat ere parada ona izango zela, prozesu autonomikoari esker Espainian finkatu zitekeelako beste kultura politiko bat, nazio aniztasuna onartzeko prest izango zena, antzinatik huts egin baitu honetan.

Jakina da orduan unibertso abertzale osoak ez zuela bide horretatik jo. Guk ez dugu arbuiatu hartutako erabaki hura, baina egindako ibilbidearen irakurketa kritikoa egiteko unea dugu.

Lehenik, marko autonomikoak oinarrizko arloak garatzeko aukera eman zigula uste dugu, nahiz eta aspaldi honetan estatuko gobernuak marko hori higatzen ari diren, 1979ko ituna erabat desitxuratzeraino. Horregatik esan genuen 1997an marko estatutarioaren amaiera zela.

Bigarrenik, Estatuan nazio aniztasunaren onarpenari buruz zinez uste dugu iraganean baino okerrago gaudela. Marko juridikoa aldatzeko saioak izan direnean (Legebiltzarraren estatutu politiko berrirako proposamena, Kataluniako Estatut-a), Estatuko alderdi eta aparatu nagusien erantzuna oso gogorra izan da: ukapena behin eta berriz, mugarik gabeko errepresioa (Katalunian erregeak berak xaxatua). Gaur, gainera, eskuin muturra diskurtso uniformatzaileak elikatzen du. Espainiako sistema politikoa gaur askoz ere zurrunago eta oldarkorragoa da estatuan dauden aldarri nazionalekiko.

Hirugarrenik, hau gertatzen ari da mundu mailako joera faxista-kapitalista baten baitan, beti ere ezaugarri bera agertzen duena: eskuindarrek uko egiten diete oinarrizko arau demokratikoei politika progresista saio orori aurre egiteko. Espainiako kasuan horren emaitza dira marko autonomikoak (baita Ekonomia-Hitzarmena eta -Ituna ere) suntsitzeko praktika eta proposamenak; erakunde independentistak, independentista izate hutsagatik, legez kanpo jartzeko mehatxuak; botere judizialaren erabilpena estatu-batasunaren ikusmolde baztertzailea inposatu eta beste botereak boikotatzeko; aldarrikapen-ekintza kolektiboaren errepresio orokorra; hautetsiei zor zaien zilegitasuna ukatzea, eta beste hainbat. Inola ere, esan behar dugu sekula ez genuela sinetsi Alderdi Sozialistak saldu nahi izan duen ustezko federalismoa; hain zuzen indar hori da gobernagarritasun-bloke baten buru, zeinaren oinarria ere baden milaka katalan eta euskal preso politikoen zapalkuntza.


Estatua izatea premiazkoa dugu. Badakigu zaila izango dela, eta oztopoak topatuko ditugula bidean. Badakigu ere borroka honek oso luze joko duela. Baina 1979an bezala apustu berri bat egiteko prest gaude, zeina hasteko halabeharrez alde bakarrekoa izango den. Etorkizuneko egintzak gure izaeraren eta duela 110 urte hasitako bidearen isla izango dira: eguneroko lan sindikala eta prozesu nazional demokratiko, zibil eta soziala sostengatzen duen logika erradikal eta pragmatikoaren arabera egingo dugu lan. Bai, prozesu hori batik bat soziala izango da. Gure bokazioa delako eta sinesten dugulako independentziaranzko prozesuak soilik justizia soziala eta solidaritatea sustatuz erakarriko dituela aurrera egiteko behar dituen herritar guztiak.

ELAren sortzaileek “Langile batasuna eta euskal anaitasuna” aldarrikatu zuten 1911n. Gaur, balio horiek errepublikan irudikatzen ditugu.

Euskal Herria no tiene rey

La Euskal Herria que combatió el fascismo fue solidaria con la defensa de la República española al tiempo que luchaba por su reconocimiento nacional. Esa Euskal Herria fue derrotada, como lo fue la República, y padeció una dictadura de cuatro décadas, con enormes costes humanos, políticos, culturales y económicos. A finales de los 60 el dictador ordenó, con la ley de sucesión, la restauración monárquica. El mandato del dictador supuso, solo unos días después de su muerte en 1975, la entronización de Juan Carlos de Borbón a título de rey, jefe del estado y jefe de las fuerzas armadas. La Constitución del 78, negociada bajo la amenaza armada de los franquistas y en una pésima relación de fuerzas, resultó así un trágala. A cambio de un marco de libertades, la ciudadanía española y las naciones sometidas debían asumir la monarquía (y su carácter inviolable e irresponsable), la no depuración de los aparatos del estado (judicatura, ejército, policía, guardia civil, universidades, funcionariado…), la imposibilidad de juzgar los crímenes del franquismo, el concordato con la iglesia católica, la ley electoral, la negativa al derecho de autodeterminación… y en el caso de Euskal Herria también la partición territorial. Todo eso que se ha dado en llamar “régimen del 78”.
En Euskal Herria se ha rechazado la institución monárquica durante estos años con las escasas herramientas de que se ha dispuesto para hacerlo. La Constitución fue muy insuficientemente refrendada en nuestro país, siendo el no y la abstención mayoritarios. Y las sucesivas encuestas sobre la cuestión (la última de hace solo unas semanas) reflejan claramente el carácter republicano y antimonárquico de nuestro país. ELA se siente comprometida con esa posición, que coincide con su posición histórica y que la han hecho solidaria con cuantos defienden la democracia y la república en el estado.
La monarquía española, además, no ha sido ni neutral ni ejemplar. Los delitos, crímenes, irregularidades e irresponsabilidades que rodean a la persona que ha reinado en España durante 40 años son innumerables. Quienes las han denunciado, además, no han recibido sino desprecio y amenazas a lo largo de estas décadas. Mientras tanto, los principales medios de comunicación, fuerzas políticas y económicas e iglesia católica española no le han hecho sino el caldo gordo en todo ese tiempo. El homicidio de su propio hermano; su amistad y lealtad a la persona y al legado del dictador; el abandono del pueblo saharaui en connivencia con la monarquía alauí; su participación en la operación político y militar que se saldó con el secuestro del Congreso español por la guardia civil en el llamado 23-F, y su amistad con los golpistas Armada y Milans; el enriquecimiento de la casa real (que multiplica las ya de por sí generosas aportaciones de los presupuestos del estado); los escándalos silenciados de su vida privada; la exhibición del lujo y el exceso en sus aficiones, incluso cuando las clases populares estaban siendo condenadas por el austericidio; su amistad con oligarcas y dictadores como los que le dan actualmente refugio; las comisiones y regalos recibidos por empresarios… Como digo, innumerables cuestiones que deberían haber estado en manos de las fiscalías y los tribunales. Todas ello, por otro lado, no impidió que el PSOE y el PP “ordenaran” la abdicación express de Juan Carlos de Borbón para garantizar precisamente la continuidad de la monarquía y del régimen del 78.
Juan Carlos de Borbón debe ser procesado. Pero no solo eso. El actual rey, su heredero y por tanto heredero del dictador, debe dar por cerrada la historia de la monarquía española, no sin antes rendir cuentas de los bienes heredados (incluída la jefatura del estado); renunciar a su inviolabilidad y reconocer la deuda de la monarquía con la ciudadanía y con los pueblos y naciones del estado. La ciudadanía española, por su parte, debe poder pronunciarse, en libertad, sobre su eventual forma de estado. Es de justicia.
Y en lo que a nosotros y nosotras se refiere, solo recordarlo: Euskal Herria no tiene rey.

Verdades (casi) olvidadas

Llega mayo y su primero con tres verdades (casi olvidadas) y sus contradicciones, que es como decir contienda vital, y por ende política. ¡Vamos!

Primera: toda riqueza proviene del trabajo y sólo del trabajo. ¿A qué si no tanto avasallar para reanudar la actividad? Los empresarios se otorgan esa procesión, de la riqueza, digo; los políticos se la dispensan (por convicción, por ignorancia, por interés… quién sabe). Como Ibarretxe en aquel sarao empresarial: «Vosotros sois el 90% del PIB vasco». Les conmueve porque es falso. Zubiaurre (Confebask) y Tapia (Industria) lo desmienten: toda presión es poca para impedir que pare lo no esencial; contra el estado (que ya quisiéramos para otros líos); contra quienes se plantan en las empresas; contra el sindicalismo abertzale. «Esto es una locura que no entra en la cabeza de nadie sensato»: Zubiaurre. Y colea Erkoreka: «Todavía se escuchan los ecos de algunos irreductibles, pero creo que es un dilema falso” (salud-actividad, se entiende). Pero no lo es. Es la contienda del presente y del futuro. Una disputa sobre el mismo y crudo poder, o sea, sobre el orden social. No es –solo– la actividad y los resultados de las empresas. Se trata de medir y de medirnos. Medir –dice Agamben– el «paradójico umbral de indiferencia», la amplitud del espacio donde lo político, lo jurídico y lo burocrático tienen valor imperativo. Establecer la hegemonía y la legitimidad: sin contestación. La batalla sigue, hay discordia, pero no la suficiente. La habrá más, cuando se suavice el estado de excepción, si no arrecia. Esperamos, irreductibles ¡claro que sí Josu!. Temen al otoño, cuando las hojas caídas descubran la masacre social. Por eso mejor votar en chanclas, en la alegría inaugural, esquiva y estiva de la desescalada. De eso va el debate ¿no?… Electoral, digo.

Segunda: lo único esencial es el cuidado. La contradicción: sus profesiones son precarias y feminizadas, y los cuidados no profesionalizados no reconocidos. Dime qué es lo esencial y te diré quién eres. «Lo esencial es vivir» dice el pobre ingenuo o peor. Son portavoces de la patronal, sí, pero al loro: no es sólo una cuestión de ganancia, que también. Es un alineamiento moral, y un cálculo odioso, que difumina el cómputo de los daños colaterales. «Lo esencial –vienen a decir– es producir lo que nos permita vivir en los mismos términos que hemos venido viviendo hasta ahora«. Como si fuese posible. El debate se moraliza, y en la misma medida se despolitiza la decisión y revierte en quien la denuncia la calificación de «ideológico». Lo de los demás es inmoral; pornografía es el erotismo de los otros; lo inmoral es el coma económico. ¿Y el coma sanitario? Una fatalidad, ingrata y dolorosa, sí, pero solo eso. Ojo al programa.

Tercera: la salud es cuestión de clase, de renta, de color de la piel, de procedencia… y de más cosas. En la misma medida el paradójico empeño de la gubernamentalidad en negar la evidencia: porque su virus no tiene fronteras. Pues no: la cosa va de recursos ¿si no de qué?: materiales, económicos, relacionales… y simbólicos y mediáticos. Y al loro con estos últimos, los que encubren la realidad y la ilegitimidad de los primeros. Los que permiten imputar a otros la desviación o la ilegitimidad, cuando no la irresponsabilidad –de haberse desenvuelto, por ejemplo, por encima de sus posibilidades–. Ojo al latiguillo: llegó como farsa, y lo repetirá como tragedia si pueden. Europa se ocupa. Cualquier trance es susceptible de convertirse en crisis de deuda. Ojo al marco que viene.

Singular batalla la del confinamiento en estos lares, en balcones, redes y medios: cuán lejos EiTB de su mandato parlamentario, altavoz de pluralidad. No podía ser de otra manera. Había que homologar la “nota aclaratoria” de Tapia para ampliar ad libitum las actividades posibles. Aquí sí, contra Sánchez. Porque de eso se trata (¿o no lehendakari?) ahora también con la desescalada: ¿quién es el soberano –no de la nación que se imagina sino– del estado de excepción?

Vuelve Schmitt. Ya lo hemos pillado.

Pero saldremos de esta.

Gora maiatzaren lehena!

Corporatismo, anticolectivismo y otros ismos en la involución antidemocrática

Dos miembros de la dirección de ELA somos recibidos por la Consejera de Seguridad Estefanía Beltrán de Heredia en la sede del Gobierno Vasco en la Gran Vía de Bilbao. La reunión se hace a petición del sindicato. Queremos transmitirle nuestra preocupación ante repetidas actuaciones de la Ertzaintza en conflictos laborales y huelgas. Hablamos de actuaciones ilegales, como escoltar el esquirolaje. La reunión transcurre por los senderos previsibles: el gobierno solo ve problemas de orden público. Si la huelga es un derecho fundamental ¿a quién le importa?

Llegado un momento solicitamos la instrucción de la Ertzaintza para los conflictos laborales, su protocolo de actuación. No podemos verlo. “Eso pondría en peligro la seguridad de los ertzainas”. Corregimos: “Bueno, omitan del texto los elementos que tengan que ver con la seguridad. Lo que queremos saber es qué se transmite a los y las ertzainas sobre los derechos que asisten a huelguistas, al comité, a la empresa…”. Ni hablar. Llegados a este punto preguntamos. “Ya sabemos que a ELA no le habéis consultado, pero a la hora de elaborar esa instrucción ¿habéis solicitado algún dictamen a otros agentes como empresarios, patronales, profesores de derecho laboral u otros sindicatos?”. “A nosotros –dice– nos ha votado el pueblo y tenemos la legitimidad para elaborar esa instrucción”. “Claro –decimos– que tenéis la legitimidad, por eso estamos aquí”. Lo que nosotros queremos saber es si a la hora de elaborar una instrucción sobre cuestiones que afectan a la sociedad (da igual de qué cuestión se trate) las organizaciones de la sociedad que se sienten concernidas por esa problemática tienen la opción de emitir opinión y de que esa opinión sea escuchada por el gobierno. La respuesta se repite. “A nosotros nos ha votado el pueblo y tenemos la legitimidad para elaborar esa instrucción”. Supongo que también habrá instrucciones, por ejemplo, para los inmigrantes. Pero el gobierno no necesitará recabar la opinión de organizaciones como Sos-Racismo o Caritas. Tienen la legitimidad porque les han votado. No hay nada más que hablar.

Corporatismo

Lo sucedido con la Consejera tiene muchísima miga. Porque en esa reunión no se produce tan solo un choque de intereses, sino que son dos paradigmas, dos universos políticos, dos maneras entender la democracia las que colisionan. Para Beltrán de Heredia la ciudadanía solo se expresa como “pueblo”, y ello a través del sufragio con que elige a sus representantes. Todos aceptamos eso. Pero para nosotros eso es solo una parte de los procesos de deliberación política. La ciudadanía se expresa como pueblo, sí, pero se expresa y se realiza también como “sociedad”. Como sociedad se articula y organiza en torno a aspiraciones éticas, políticas, económicas, sociales, religiosas, deportivas… De manera soberana la sociedad constituye organizaciones, que a su vez definen sus programas y su acción para alcanzar sus aspiraciones. Y para ello ejerce derechos fundamentales como la reunión, la manifestación, la opinión, la huelga, la negociación colectiva… Mediante el ejercicio de esos derechos aspira a influir no solo en las otras organizaciones y en el conjunto de la sociedad y en la llamada opinión pública, sino también en el poder legislativo (parlamentos) y en el ejecutivo (gobiernos). Es decir: para nosotros el voto no es la única fuente de legitimidad ni tampoco el único instrumento de influencia.

Estefanía Beltrán de Heredia no le niega a la ciudadanía el derecho a organizarse, faltaría más, pero lo cierto es que no se siente concernida por sus demandas, ni mucho menos urgida a plantearse la más mínima corrección a su acción de gobierno y de dirección, en este caso, de la policía autonómica. No al menos a partir de lo que ELA le cuenta, por muy grave que sea… que lo era. Pero lo sustantivo, en el tema que nos trae, es que ella no reconoce más legitimidad que la que otorga el sufragio universal y desde luego no se deja afectar por quienes le incordian.

Lo sucedido con la consejera de seguridad no es un hecho aislado. Es pura ideología corporatista y tiene en nuestro país importantes mentores. Unai Rementería, Diputado general de Bizkaia, le dijo a ELA que se presente a las elecciones si lo que quiere es hablar de fiscalidad. Confebask insta a que los sindicatos abertzales no sean considerados sindicatos (que se les ilegalice en la práctica) ya que sus aspiraciones rebasan el ámbito de las relaciones laborales, y se meten en cosas como el TAV. Hace solo unas semanas, el Parlamento Vasco rechazó debatir, simplemente debatir, una iniciativa legislativa presentada por la Carta de Derechos Sociales avalada por 51.000 firmas. En 2016 el Gobierno Urkullu decidió que en la CAPV se publicarán como si fuesen estatutarios los convenios laborales suscritos por la minoría sindical. Antes, en 2014, un “informe de expertos” sugirió al Gobierno que aquellos sindicatos que no cumplan su función (como puede ser legitimar el diálogo social) no reciban financiación pública. Todo ello porque, como bien expresó la anterior Secretaría general de Confebask, Nuria López de Guereñu, ELA no asume la función de moderación que cabe esperar de un sindicato mayoritario. Hace también escasas semanas, un decreto del Gobierno Vasco institucionaliza un diálogo social tripartito (patronales, sindicatos y gobierno) en el que se darán por buenos los acuerdos que suscriba un solo sindicato, aunque represente una exigua minoría. El lehendakari, hace un par de años, refiriéndose a Cataluña, decía que era alarmante que movimientos sociales sin ningún tipo de responsabilidad condicionasen proyectos y comprometiesen a los partidos ante la sociedad.

Funcionalismo

Conviene ver el finísimo hilo que une esas declaraciones e iniciativas, cuestiones todas ellas solo aparentemente inconexas. Porque a ninguno de esos agentes, como se dice, “se le ha ido la pinza”. Antes al contrario, su actuación, por muy antidemocrática que se nos antoje, tiene una enorme coherencia. Y la clave es una palabra: “función”. Su visión, su concepción de la sociedad y la política, se inspira en la biología. La sociedad es, para ellos, un organismo único, donde cada parte debe cumplir una función para la vida del conjunto organismo. Las partes, las organizaciones, no son entes soberanos que definen sus aspiraciones y buscan su influencia de la manera que entiendan conveniente. Si quieren ser reconocidas y homologadas simbólica e institucionalmente, la función de esas partes debe estar orientada al “bien común”. Y si no cumple su función, no se le reconoce, se les margina, se la combate. Porque las organizaciones que incordian son un incordio. Un incordio, ojo, en toda su profundidad etimológica. Del latín “antecordium”, el tumor junto al corazón que se extendía en los caballos y les impedía respirar y moverse. Eso mismo es la parte de la sociedad que incordia: un tumor que afecta al corazón de la comunidad impidiéndole avanzar hacia el bien común.

El planteamiento parece redondo… pero presenta no pocos problemas: ¿quién define el bien común? ¿quién decide las funciones deseables y las indeseables? ¿quién establece que un sindicato o una ONG se excede en sus funciones? ¿otro agente, la mayoría parlamentaria que se constituya en cada momento? El planteamiento no es nuevo. Es una versión postmoderna de una visión ya antigua: el corporatismo, una visión siempre ligada a los sectores más conservadores, incluidas sus versiones más autoritarias. En su versión homologada en democracia, la extirpación del incordio no llega a ser ni física ni jurídica (esperamos), pero sí simbólica, institucional y operativa.

Anticolectivismo

La ideología de género es un colectivismo social que el centro derecha tiene que combatir… nosotros creemos en las personas”. “Recorriendo España yo no veo rojos o azules, yo veo españoles; yo no veo, como se dice, gente urbanita o gente rural, yo veo españoles; yo no veo jóvenes o mayores, yo veo españoles; yo no veo trabajadores o empresarios, yo veo españoles; yo no veo a creyentes o a agnósticos, yo veo españoles”… “Porque el colectivismo es precisamente eso, la infantilización de toda sociedad”. La primera cita es de Pablo Casado; la segunda de Albert Rivera; la tercera de David Muñoz Lagarejos, un joven sociólogo de la misma hornada.

El anticolectivismo es una bandera antigua. Entre el poder (el patrono, el estado…) y el ciudadano individualmente considerado, no debe interponerse ninguna instancia colectiva. Cualquier colectivismo infantilizaría al ciudadano. Esta visión de corte liberal cierra los ojos a la más elemental realidad: la desigualdad radical de las personas y los grupos sociales; la situación de subordinación, dependencia y vulnerabilidad de infinidad de personas sólo por el hecho de ser parte, precisamente, de un colectivo (ser mujer, asalariada, o de lengua, ideología, religión o cultura minorizada…). El invidualismo se nutre de una ficción, la del sujeto soberano, que difícilmente se sostiene en la realidad social.

Mal vamos si creemos que esta ideología anticolectivista es patrimonio exclusivo del tridente derechista español. Recientemente, un importante alcalde de nuestro país les negó a unos huelguistas una reunión si a la cita acudían acompañados por responsables o técnicos del sindicato. Entre el alcalde y el huelguista no debe haber instancia colectiva; ni entre la mujer y el empresario; ni entre el preso y las instituciones penitenciarias; ni entre el campesino y el señor… Lo que dicen Casado, Rivera, y lo que dicen todos los dirigentes y cargos vascos citados ¿no parte de la misma visión corporatista del sistema político, y la visión estrictamente funcionalista de los agentes sociales?

La conexión parcial

El desafío que plantea la emergencia de estas derechas, autoritarismos y nuevos corporatismos, no tiene que ver con el hecho de que miles de personas hagan suyo de un día para otro TODO un programa protofascista. No es eso lo que previsiblemente va a suceder.

A lo que nos enfrentamos es a algo más sutil, pero no por ello menos peligroso. Nos enfrentamos a la capacidad de estas nuevas y viejas fuerzas de conectar “parcialmente” con los miedos, las aspiraciones, las frustraciones y los sentimientos de espectros sociales bien distintos. Puede ser el jerarca católico que siente –en el contexto de la ola feminista– que será muy difícil en poco tiempo seguir subsidiando a una organización que excluye de su gobierno a las mujeres; puede ser el empresario a quien molesta la organización colectiva de su plantilla; pueden ser los trabajadores y trabajadoras presas de la incertidumbre que compran la moto del inmigrante que les roba el empleo y los derechos; pueden ser el militante ecologista desesperado por incapacidad de las democracias realmente existentes para alcanzar las medidas necesarias y urgentes contra el cambio climático… Lo realmente peligroso es la facilidad con que esa deriva puede justicarse. Y pondré un ejemplo:

Hace solo unas semanas el Gobierno vasco publicó, como decíamos, un decreto de institucionalización del diálogo social en la CAPV. El decreto establece que bastará la firma de un solo sindicato (de los cuatros que tienen derecho a participar) para la consecución de acuerdos, si así lo quieren el gobierno y la patronal. A CCOO y UGT-Euskadi les ha parecido estupendo. Pero ¿alguien imagina que estos mismos sindicatos darían por buena esa reglamentación para el diálogo social del estado, es decir, que bastase, pongamos por caso, el voto de USO para alcanzar acuerdos en la mesa de diálogo social español? Es evidente que no.

Por supuesto que UGT y CCOO no son organizaciones ni de derechas, ni profascistas ni autoritarias… Pero ese no es el problema. El problema es la facilidad con que han sido capaces de compartir un diagnóstico fatal con la patronal y el gobierno, un diagnóstico sobre un “estado sindical de excepción” (porque el sindicato mayoritario no va al diálogo social) que les legitima para actuar contra los más elementales principios democráticos; el problema es de qué manera pueden acabar siendo “funcionales” a los intereses gubernamentales y patronales, a quienes la representación sindical real se la trae al pario… El problema es esa irresponsable conexión parcial, y esa vocación quirúrgica tan del gusto del capital, que pasa por extirpar los elementos incómodos que persisten en las sociedades y en las instituciones. Esos elementos incómodos son indispensables para una sana democracia que por utilitarismo funcional, intereses particulares, frustraciones o fobias, son eliminados, pudiéndose así crear el caldo de cultivo óptimo para el desarrollo de estructuras fascistas.

https://www.mrafundazioa.eus/eu/artikuluak/gai-monografikoak-56-faxismo-eta-autoritarismoen-berpiztea

Esperantza, errealismoaren iturria

ponenteak«Euskal Herri burujabe, jasangarri eta solidarioa eraikitzeko alternatibak»
mahai inguruan eginiko hausnarketa.
Baiona · 2018/10/07

1. Eskerrik asko gonbidapenagatik. Benetako ohorea da hemen egotea, eta are gehiago Txomin eta Amaia bezalako jendearekin.

2. Aste honetan bertan Turkiatik etorri naiz. Oso hunkituta etorri naiz, zentzu hoberenean eta txarrenean. Giza eskubideen ikuspuntutik, baita eskubide zibil eta politikoen ikuspuntutik, egoera dramatikoa bizi du Turkiak Erdoganen diktadurapean. Eta hunkituta etorri naiz jendearekin, militanteekin: egoera txarrenean ere, jendea itxaropenez aritzeko gauza da. Gero arituko naiz esperantzari buruz

3. Bidaiek geure inguruan gertatzen dena beste argi batekin begiratzeko aukera ematen digute. Hainbat lezio gogorrak jaso ditugu urteotan soberaniari dagokionez, ez bakarrik Kurdistanen, gertuago ere: Grezian eta Katalunian alegia. Greziak erakutsi digu gauza bat dela independentea izatea eta beste bat, diferentea, soberanoa izatea. Kataluniak erakutsi digu zer gertatzen den Europako bihotzean herri bat independentziaren bidea egiten saiatzen denean: errepresio beldurgarria, kapitalaren mehatxuak eta abar.

4. Jarraitu dezakegu ezer gertatu izan ez balitz bezala. Baina nago soberania hitza bersignifikatzeko beharrean gaudela. Ez dago geure historia hurbilean NATOko estaturik zatitu egin denik. Eta Marxek eta Engelsek esango zuten bezala, Europa zaharreko potentzia guztiak bildu dira nazio hauek euren askatasuna iritsi ez dezaten. Hau horrela bada momentu kritiko batean gaude. Baten batek esan zuen estrategia dela ezer egin ez daitekeenean egitasmoa asmatzea. Eta gu, militante ezkertiar eta abertzale bezala, geure estrategia definitzeko erronka daukagu momentu honetan. Nola jarraitu izaten nazio bat estaturik gabe XXI. mendean? Nola gauzatu justizia soziala eta klimatikoa gure herrian datozen hamarkadatan?

5. Bizi! mugimenduak eta Alternatiben 5 urteko ekarria nahi eta nahita nahiezkoa da, ene ustez, bersignifikazio hori egin ahal izateko. Duela 5 urte nekez imagina genezake egin duten ekarpena. Bizi!ren ekimenari esker asko gera konturatu garenak herri honetan aldaketa klimatikoarena akontezimendu OSO bat dela, hau da: ez da beste elementu bat ekuazio sozialean. Aldaketa klimatikoak gure paradigma guztiak eta gure borroka sozial zein nazionalak ber-pentsatzeko eta ber-signifikatzeko obligazioan kokatzen gaitu. Zentzu horretan, Klimarena krisi bat da zentzu sakonenean, eta egoera kritikoa baldin bada ere, aukera paregabea dela uste dut errelato berri bat eta, inkluso, identitate politiko berri bat sortzeko. Nago Klimaren erronka abertzaletasuna ber-semantizatzeko aukera paregabea dela.

6. Mahai inguru honetan sindikatu historiko eta mayoritario baten ordezkaria naiz. Aldaketa klimatikoak gure muga eta kontradikzio guztien aurrean kokatzen gaitu. Eta nik ondo ezagutzen ditut gure gaurko mugak: gure jendea, langile jendea ez da biltzen sindikatuan aldaketa klimatikoarekin kezkatuta daudelako; gure jendea oraindik ez dago, orokorrean, alternatiben bidean, eta Iberdrola, Kutxabank edota Ikeako bezeroak dira; arma fabrikatan lan egiten dute batzuk, baita jasangarriak ez diren aktibitate askotan… Hori guzti hori hor dago: oso gogorra da, eta aldatzen zaila. Hori badakigu hor dago eta hori da gure erronka datozen urte eta hamarkadetarako.

7. Baina gu sindikalistak gara, eta ez gara mundu honetara etorri zailtasunen inguruko tesi doktoralak egiteko. Bestalde, gainera, bagara aldaketa sakonak egiteko gai. Nik ELAri buruz hitz egin dezaket. Azken urteotan, duela 20 urte guretzako inkluso pentsaezinak diren trantsizio batzuk egin ditugu. Eta egindako aldaketa eta trantsizio horiek erakusten digute, posible dela, erakunde mastodontikoenean ere, aldaketa sakonak ere egitea. Adibide gisa, honako aldaketa hauek aipatuko ditut:

a. Hasteko, kontrabotereko sindikatu bat izateko hautua hartu dugu eta neurri handi batean lortu. Sindikatu mayoritario bezala moderaziora deituta geunden, eta ez dugu paper hori jokatu izan nahi fase neoliberalean

b. Parte hartze instituzionalari, eta elkarrizketa sozialari uko egin diogu. Besteak beste politikak, gobernuek, oreka guztiak hankaz gora jarri dituztelako, eta sindikatuak kontrolatu nahi dituztelako, besteak beste, oso modu eskuzabalean finantziatuz. Uko egin diogu diru publiko askori, milioika eurori egin diogu, geure autonomia politikoari eusteko eta benetako kontraboterea izan ahal izateko.

c. Sektoren prekarioenak antolatzen ari gara arrakasta mugatu baina arrakastarekin ere. 2000. urtetik garatu ditugun konflikto eta greba inportanteenak sektore prekarioenetan eta feminizatuetan egin izan. Pasa den urtean, adibidez, 5000 emakume, hirugarren adineko erresidentzien sektorean, urtebeteko greba egin zuten, sindikatuaren sostengu organizatibo eta finantzieroarekin.

d. Agenda altermundialista bat egin dugu gure. Gure sindikatua energia nuklearraren kontra dago; Abiadura Handiko Trenaren aurka; erkidegoan zentro komertzialak ez dira irekitzen jai egunetan (beste sindikatuen babesarekin ere); 0 zabor eredua defenditzen dugu… Duela 20 urte geure ajendan ez zegoena inkorporatuz.

e. Eta, bukatzeko, krisi finantziero eta sozialaren harira, aliantza sozial zabal bat osatu dugu, beste mugimendu sozial eta sindikatu askorekin batera. Greba orokor asko deitu izan ditugu, baita mobilizazioak. Kexa, erresistentzia, bai, baina proposamen konkretuak egin izan ditugu. Azkena, datozen astetan Gasteiz Parlamentuan aurkeztuko dugun Herri Ekimen Legegilea, gutxieneko diru sarrerari buruz eta etxebizitari buruz.

8. Adibide horiek eta beste askok erakusten digute aldaketak posibleak direla. Europako sindikalismo historikoa ez dago moderaziora kondenatuta. Askotan esaten da aldatzea oso zaila dela… Baina nire esperientzia da ez dugula onartzen besteek gu aldatzea, baina aldaketa sakonak egiteko gauza gara guk geuk egiten ditugunean aldaketa horiek. Erabateko esperantzaz begiratu nahi diot aurrean dugun desafioari. Esperantza hitza ez da oso ohikoa gure kultura politikoan: askotan errealitatetik kanpo egotearekin lotzen da; are gehiago: delirio edo kimera batekin… Baina esperantza eztauka zerikusirik begiak ixtearekin. Esperantza, ordea, hautu kontziente bat da, hautu axiologiko bat (baloreen ingurukoa) bi arrisku ekiditeko: desesperazioa eta zinismoa.

9. Esaten nuen klimarena dela gure etorkizun hurbileko gure errelatoa eta agenda. Bidea markatzen digu oso modu garbian nik uste, gaur hemen, Baionan, irudikatuko den bezala. Kapitalak merkantilizatutako eremu guztiak berreskuratu behar ditugu; ekoizpena, distribuzioa, kontsumoa lokalizatu; bizitza eztabaida sozial eta politikoaren erdigunean jarri… eta gurean, lana aldatu. Geure bizitzaren alor guztietan erabakia berreskuratu nahi dugu. Erabaki nahi dugu guk ez dugulako erabakitzen. Eta erabakitzen dutenek ez dute nahi guk erabakitzea. Erabakitzeko eskubidea baita gauzak aldatu nahi ditugunon eskubidea.

10. Baina badugu ene ustez beste erronka potolo bat… Jokoan dagoena identitate politiko berri baten sorrera baita ene ustez. Estatu izanik edo estaturik gabe ere, nola imagina dezakegu Euskal Herria datozen hamarkadatan, eta, batez ere, nola imaginatzen ditugu geure buruak aktore gisa? Nolakoak izan beharko ginateke gizarte osorako erakargarriak gertatzeko? Zeren guk ez dugu sekta erlijioso txiki bat izan nahi… garai sekularizatuan bere esentziak gorde nahi dituenak, erdaraz “la pequeña grey” (le petit troupeau) esaten dena. Aldaketa klimatikoaren erronka eskatzen du gizartearen transformazio oso bat. Ez dugu furgoneta batean kabitzen den organizazio bat izan nahi. Nola proposatu nazio proiektu erakargarri, gehiengoak eskuratuko dituena baina –estatu zaharrak ez bezala- bortxarik egin gabe (hizkuntza bortxaketa, generoarena, soziala, ekonomikoa) arituko dena?

11. Militantzia sindikalean ikasi dut nortasuna gatazkatik sortzen dela. Ez dago diktadurarik bakearen urteurrenik ospatu ez duenik. Politika zaharrari bakea gustatzen zaio, baina gizartean beti daude, eta egongo dira, botere eta menpekotasun dinamikak. Beti egongo da antagonismoa. Eta behar dugun identitate politiko berri horrek
antagonismo hori onartu behar du, baina ez bestearen suntsiketa bati begira, baizik eta gatazka zibilizatu eta zibilizatorio bat garatzeko. Globalizazio neoliberala gutxiengo boteretsu baten erabakien inposatzera etorri zen. Gure hautu politikoa bestelakoa behar du izan: gizartearen parte geroz eta handiago baten autodeterminazioa (kultura, genero, kontsumo…ari dagokionez) subjektu autonomo eta gatazkatsuak sortuz. Gurean, sindikalgintzan ere, kontraboterea autodeterminazio ariketa bat da, eta nortasun politiko baten iturri nagusia. Hauxe da gure esperientzia behintzat. Eta autodeterminazio horiek artikulazio berriak ere ekarriko dituzte, ekartzen ari dira dagoeneko. Modu xumean, baina hori dagoeneko gertatzen ari da.

12. Kapitalak gutxiengo baten jazarpena da eta gure bizitzaren ia eremu guztiak merkantilizatu ditu. Oraingo kapitalaren nahia da, Badiouk dioen bezala, gure esperantza lapurtzea, suntsitzea. Esperantza lapurtzeak ahalbidetuko dio bere irtenbide desesperatu eta zinikoa inposatzea. Erronka klimatikoaren aurrean irtenbideak proposatuko ditu, proposatzen hasi da dagoeneko: demokrazia gutxiago, errepresio gehiago, kaudimen (solbentzia) ekonomikoaren arabareko babesak… Aurki ezagutuko dugu IPPCaren azken txostenaren ondorioak, eta ez dira xamurrak izango. Momentu kritiko batean gaude baina…

13. Gaur Baionan ebidentzia askoren aurkako itxaropen mezu bat zabaldu behar dugu: ez diezagutela itxaropena lapurtu, ez dezagun bidea zabaldu ez zinismora ez desesperaziora. Ez da boluntarismo hutsa, ez gara ez Prometeo, ez eta Sisifo ere: benetan sinisten dut esperantza dela errealismo bakarra, zeren esperantza bakarrik jabetzen da errealitatearen aukera GUZTIEZ. Beraz, hautu hermeneutiko ere bada esperantza, hautu interpretatiboa, errealitatea bere osotasunean eta posibilidade guztietan aztertzeko aukera ematen diguna alegia. Alternatibak posible dira, horixe da gure itxaropena.

Mila esker eta Alternatiba on guztiei!