El tamaño importa

A tentarse la ropa: “Ser pequeño es quedarse en nada”, dice Rajoy. Lo del presidente no fue una frasecita para combatir las ansias de independencia de la peña. Cuando se trata de la unidad del Reino, Mariano y los suyos hablan del artículo 8 que reza lo que sigue:  “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. Y si la cosa va de metralla el tamaño importa… ¡vaya que si importa! Vean si no.
El pasado 31 de agosto, el coronel de Infantería Francisco Alamán Castro recordaba: “¿La independencia de Cataluña? Por encima de mi cadáver y el de muchos. Los militares hicimos un juramento sagrado: cumplir el ordenamiento constitucional que consagra la unidad de España como principio irrenunciable. Aunque el león parezca dormido, que no provoquen demasiado al león, porque ya ha dado pruebas sobradas de su ferocidad a lo largo de los siglos. Esa gavilla es muy poca cosa si se le planta cara”. El león es España, claro, y la gavilla, Catalunya.  El tamaño importa.
Otra cuadrilla de demócratas, la Asociación de Militares Españoles (AME), ha exigido a “la más alta magistratura” y a los “Gobiernos” que tomen “inmediatamente las medidas oportunas para suprimir cualquier atisbo de secesión, sin que las Fuerzas Armadas se vean en la irremisible y gravísima tesitura de cumplir escrupulosa y estrictamente con la misión que la Carta Magna les otorga de garantizar la soberanía, independencia e integridad territorial de nuestra Patria”. Es decir, que si la cosa no les gusta lo legítimo es el golpe. El legislativo, judicial y ejecutivo… menudencias. Más metralla. Más tamaño. Importa.
Así que volviendo a Rajoy, hay que tomárselo literalmente: si optas por lo pequeño, te han de borrar del mapa. Si no, que se lo digan a los catalanes.
A los catalanes les “cepillaron” el estatut; les “chulean” los impuestos y les imponen el romance como patrón de oralidad. Y cuando se plantan y dicen “¡fuera el proxeneta!”, les esputan el artículo 8 del papel magno. Por si la cosa no estaba clara, el ciudadano Borbón les insta a olvidarse “perseguir quimeras y ahondar en heridas”. El presidente de la patronal, Rossel (por cierto, catalán) entiende que lo de separase en una barbaridad. Y para rematar, la Conferencia Episcopal exhorta a “preservar el bien de la unidad”, poniendo “en manos de la Santísima Virgen el presente y el futuro de España”.
Que queréis que os diga: aunque solo fuera por la calidad, la cantidad y la catadura moral de sus enemigos… esto de la independencia ¡me pone cada día más! ¿Y el tamaño? Nadie es perfecto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s