En el Carlton… ¡Gracias, Ram y compañía!

Esta tarde he participado, junto a Txiki y en representación de ELA, en la reunión del Hotel Carlton que tanta expectación mediática ha generado. La Comisión de verificación nos había convocado a los representantes de los sindicatos, patronal y partidos políticos más representativos, así como a un representante de la iglesia católica.

Como ya se ha dado a conocer por los medios de comunicación, la comisión ha certificado que ETA ha inutilizado una parte de su arsenal; y tiene la plena confianza de que esto conducirá a la puesta fuera de uso de todas las armas, municiones y explosivos. Todo esto como paso previo al desarme completo.

El conjunto de organizaciones presentes hemos tenido ocasión de valorar la iniciativa allí mismo, en la reunión, y luego con los medios. Pero para mí, lo más importante ha sido el mensaje final que los miembros de la Comisión nos han transmitido y que no está recogido en ningún documento: los miembros de la comisión nos han dicho que no quieren volver a hacer lo que han hecho; que no pueden trabajar de la forma que lo han hecho; que  necesitan el apoyo, la cobertura de los gobiernos español y francés. Y nos han pedido que traslademos a la sociedad vasca que ahora es necesario que los gobiernos ayuden a culminar este proceso.

Lo que nos han dicho es perfectamente lógico, aunque tengo que decir que me ha sacudido en el fondo. El alto el fuego, decían, es relativamente “fácil”: basta con la decisión unilateral. Y la decisión de abordar el desarme también debe ser unilateral, igual que la de reconocer el daño causado. Pero para hacer operativo el desarme (que es un acto en sí “ilegal y clandestino”) es preciso que haya una “legalidad” que le dé cobertura y operatividad, y sólo los estados pueden crear esa cobertura y hacer posible que el proceso de desarme llegue a buen puerto.

Los verificadores han trabajado denodadamente por este escenario. Pero han arriesgado su seguridad, y eso no está bien. Y, pensemos lo que pensemos sobre ETA y sobre la gestión de los ritmos que está haciendo, debemos ser conscientes que, como han dicho los verificadores, inutilizar las armas “es un paso crítico para cualquier grupo armado y ese paso se ha dado”. ETA ha tomado dos decisiones unilaterales (alto el fuego y inicio de desarme) absolutamente necesarias y a cambio de nada, que es lo que se le pedía. Ahora los gobiernos tienen que posibilitar la operatividad de los pasos siguientes: sólo lo pueden hacer ellos; no tiene ningún coste; y es lo único que permitirá llevar todo esto a buen puerto. ETA, por su parte, debe seguir dando pasos unilateralmente.

Salgo de Carlton con un buen sabor de boca. Queda mucho, muchísimo por hacer. Y parte nos compete a todos nosotros y nosotras. Saber que hay un montón de gente del ámbito internacional corriendo riesgos y trabajando a tope por la paz en nuestro país es una buena noticia. Y no podemos sino agradecérselo. Gracias Ram y compañía!

Anuncios

One thought on “En el Carlton… ¡Gracias, Ram y compañía!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s